sábado, 31 de mayo de 2014

Propiedades DIETOTERAPICAS de las CEREZAS



Las cerezas además de ser una fruta que es un placer para el paladar poseen varias cualidades que debemos tener presentes: son poco calóricas (100 g de cerezas contienen 86 g de agua) y este alto contenido en agua las convierte en un alimento saciante. 
Por lo es una fruta muy recomendable en para no engordar y evitar la diabetes: la carga glucémica de una ración de cerezas (100g) es de sólo 7 sobre 100. Aunque es muy importante que los diabéticos tengan conocimiento de que  las cerezas más tardías tienen un contenido en azúcares más alto, y de estas si debieran restringir su consumo..

Tienen un efecto diurético porque son  ricas en potasio, lo que limita la retención de líquidos y ayuda a tratar enfermedades autoinmunes neurodegenerativas y enfermedades de los tejidos conjuntivos, beneficiosas también en caso de gota  y de cálculos renales, pues facilitan la eliminación de ácido úrico y sus sales, y también en caso de hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.
Tiene un importante contenido en antocianinas, por lo que resultan muy interesantes para prevenir las enfermedades de corazón.
Precauciones:
Si se padece insuficiencia renal, precisamente por su alto contenido en potasio, deben de consumirse con moderación, pues en estos casos debe restringir el aporte de potasio.

También es alto su contenido en fibra, por lo que tienen propiedades laxantes. Las personas con intestinos irritables deben de moderar el consumo de fibra


http://www.naturopatia-rosagarcia.es/ 





Nota: Todo lo expresado en este sitio de internet solo tiene propósitos informativos. Ninguna información presentada aquí pretende sustituir el consejo de su médico o proveedor de salud. No debería emplear ninguna información contenida en nuestra página para auto diagnosticarse o tratar personalmente enfermedades o condiciones médicas que posea. Si usted sospecha que tiene alguna enfermedad, se le sugiere contactar a su proveedor de salud inmediatamente. 

martes, 27 de mayo de 2014

No se trata de comer, sino de ALIMENTARNOS



Ya sea porque no hay tiempo o porque no hay ganas, la dieta estándar tiene muchas fugas de elementos necesarios para un estado óptimo salud.
Realizar una alimentación saludable  está al alcance de todos, pero el problema es que, debido a las circunstancias que tenemos que afrontar día a día nuestras situaciones personales y laborales, puede ser difícil o dar pereza. cocinar productos integrales, lavar en el último momento la verdura, evitar las conservas, evitar la repostería, etc, implica una cierta dedicación y una determinada renuncia: mucha gente no puede permitirse ese tiempo o no está dispuesta a dejar algunos alimentos.  

Pero se nos olvida algo: alimentación no es sinónimo de nutrición y la dieta debe adaptarse a los requerimientos de cada tipo de trabajo, considerando el ritmo laboral.


A más ritmo y exigencia, pues aumentan las necesidades de nutrientes, pero no nos sirve comer más sin más, sino que sigue siendo imprescindible mantener el equilibrio entre carbohidratos, lípidos, proteínas y micronutrientes (aumentan las necesidades de vitaminas del grupo B, vitamina C, vitamina E, zinc, magnesio y selenio).
De lo contrario, aparecen bajos rendimientos, lesiones o alteraciones de salud.

Muchas personas descansan poco y además duermen mal. Se levantan al último momento y desayunan poco y mal.
Esto genera un estado matutino de irritabilidad y bajo rendimiento, hasta que, a la hora de comer, se comen “lo que sea” y la digestión es larga y somnífera, reduciendo el ritmo y obligando a tomar estimulantes (café, refrescos, tabaco…) que los dejan activos hasta altas horas de la noche. Si, encima, cenan tarde y copiosamente, se acentúa el insomnio y vuelta a empezar.  

El círculo vicioso está servido y puede desencadenar en estrés y enfermedad.
De todos los trabajos, los que implican una gran responsabilidad y los que cambian de turno periódicamente, son los que más riesgo de alteración nerviosa implican. En el primer caso, sanitarios, profesores, terapeutas y altos cargos suelen padecer frecuentemente de estrés y el Burn out (“Síndrome de estar quemado”). En el segundo, los cambios en el ritmo circadiano pueden provocar insomnio, irritabilidad y cefaleas. El ajuste de la dieta al tipo de actividad es esencial.

Planes personalizados de alimentación, cuidados personales y gestión del estrés::


 https://www.facebook.com/GabineteDeNaturopatiaRosaGarcia


martes, 20 de mayo de 2014

LOS CUATRO ACUERDOS




Posiblemente no es más que otra filosofía de vida, un bastón al que afianzarnos en el camino, pero si aplicas estos cuatro acuerdos en tu día a día seguro que serás un poco más feliz, no es fácil, intenta, proponte cada día conseguir aunque solo sea uno de ellos.  

Si te resulta interesante te recomiendo el libro, según el autor, nuestras vidas están determinadas según la educación que hemos recibido de pequeños. 

Cuando nacemos somos como un libro en blanco que van rellenando nuestros padres, maestros,tutores,...condicionan nuestra experiencia vital desde entonces.
Muchas veces aquello que hemos aprendido nos limita a la hora de conseguir el éxito. Se trata de volver a reprogramar, con la dificultad que supone, nuestra mente para lograr todo aquello que nos propongamos. 

Estos son los cuatro acuerdos ¿Te comprometes con ellos?

1. SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS
Habla con integridad. Di solamente lo que quieres decir.
Evita hablar contra ti mismo y chismorrear sobre los demás. Utiliza el poder de tus palabras para avanzar en la dirección de la verdad y el amor.

2. NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE
Lo que los demás dicen y hacen es una proyección de su propia realidad, de su propio sueño.
Nada de lo que hacen es por ti.
Cuando seas inmune a las opiniones y los actos de los demás, dejarás de ser la víctima de un sufrimiento innecesario.

3. NO HAGAS SUPOSICIONES
Encuentra la valentía necesaria para preguntar y expresar lo que realmente quieres.
Comunícate con los demás tan claramente como puedas a fin de evitar malentendidos, tristeza y dramas.
Sólo con este acuerdo, transformarás tu vida por completo.

4. HAZ SIEMPRE LO MÁXIMO QUE PUEDAS
Lo máximo que puedas hacer cambiará de un momento a otro; será distinto cuando estés sano que cuando estés enfermo.
Bajo cualquier circunstancia, haz sencillamente lo máximo que puedas, y de este modo evitarás juzgarte, maltratarte y lamentarte.



LOS CUATRO ACUERDOS
Un libro de la sabiduría tolteca
Dr. Miguel Ruíz